Buena Cachada, muerde la almohada